numeros
PROPIEDADES DE LOS NUMEROS

CHAINETTE


Para todos aquellos que quisieran hacerse una pequeña idea de como encontrar los números de sus nombre(s) y apellido(s) y su fecha de nacimiento, he aquí algunos datos:


Correspondencia de las letras y los números

A = 1  B = 2  C = 3  D = 4  E = 5  F = 6  G = 7  H = 8  I = 9

J = 1  K = 2  L = 3  M = 4  N = 5  O = 6  P = 7  Q = 8  R = 9

S = 1   T = 2   U = 3   V = 4   W = 5   X = 6   Y = 7   Z = 8


Así, Juan Antonio Rodríguez Cabrera, por ejemplo, se convierte en:


JUAN  ANTONIO  RODRIGUEZ  CABRERA

1315    1526596    964997358     312959 = 133 = 1 + 3 + 3 = 7 .

Supongamos que Juan Antonio Rodríguez Cabrera nació le 15 de septiembre de 1967. El cálculo de su fecha de nacimiento se hace así:

     + 15 = 1 + 5                               = 6

     + 09 = 9                                    = 1

 + 1967 = 1 + 9 + 6 + 7 = 23 = 2 + 3 = 5

 = 1991 = 1 + 9 + 9 + 1 = 20 = 2 + 0 = 2


Entonces, podemos decir que Juan Antonio Rodríguez Cabrera tiene:

Una Personalidad (la suma de todas las letras de sus nombres y apellidos) 7.
Un Camino de vida (la suma des sus números de su fecha de nacimiento) 2.

Claro está que estos números no son más que una base para empezar el calculo y la interpretación del tema que es bastante más complicado que esto.


Ahora, me gustaría darles una idea aproximativa de lo que cada número quiere decir:


1

Principio, inicio, comienzo, principio de vida, masculino, activo. Primero de la serie, principia, imana, desea ser el número UNO, egocéntrico por lo menos, autoritario, enérgico, lleno de vitalidad. Yang, representa los signos solares.
Es la base, la flama del arranque, el principio solo. Concentra todas las potencialidades del ser que existían en un estado informal en el CERO.
Es la fuente manifestada, el centro, el Padre, principio de la existencia, de todo movimiento, de toda vida, incluso de la eficacidad (La UNion hace la fuerza).
Es entonces Unificación, realización, afirmación del Yo.
“Todo el Universo cabe en la Unidad” decía Pascal.
El carácter del número (a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: voluntad, personalidad, actividad, dinamismo, energía, habilidad, valentía, atrevimiento, confianza en sí mismo, liderazgo, iniciativa, prospección.
Deseo de éxito y de honores.
- Mal equilibrado: riesgos de pereza, de duda, ó de arribismo, de suficiencia y de tiranía.


2

Femenino, yin, pasivo, receptivo. Pitágoras lo asimilaba a la noción de pareja. Número de dualidad, de gestatión con relación a la unidad del UNO, reacciona por sensaciones, por percepción. Busca la armonía, el entendimiento, el acuerdo.
Primera división, desdoblamiento del UNO, es también su reflejo.
El movimiento del UNO hace aparecer la polaridad (el 2), fuente de toda multiplicidad.
Símbolo del ritmo, de la diferenciación, es entonces a la vez complementario y antagonismo, dúo y dual…
Número de la madre, muy lunar, con un elemento Agua, de donde resulta su “lunatismo” ó su ciclotimia.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: sensibilidad, emoción, imaginación, soñador, sociabilidad, diplomático, colaborador, cooperador, búsqueda del equilibrio y de la compañía, unión, discreción.
Dualidad.
- Mal equilibrado: riesgos de amoralidad, de lunatismo, de indecisión, de utopía, de pasividad, de inhibición.


3

Nacido de la fusión entre el 1 y el 2, representa la creación. Expresión de vida, es la “síntesis” entre la “tesis” del UNO y la “anti-tesis” del DOS. Jamás dos sin tres… Es el nacimiento por el encuentro del hombre (UNO) y de la mujer (DOS).
Si percibimos imágenes y sonidos en relieve, gracias a los órganos simétricos, un tercer principio permite la síntesis de las percepciones. Coordina las sensaciones. Permite en consecuencia comparación y matiz.
UNO dinamiza, el DOS que reunifica el UNO.
Triangulo, trinidad, principio fundamental (estático, dinámico, equilibrio ó aún creación, destrucción, conservación), es presente pasado y futuro.
También significa el “triple paso” que se debe realizar para liberarse des las tres envolturas, física, espiritual y mental…
Posee una connotación de espontaneidad, de una desenvoltura natural, de cualidades de comunicación, de sociabilidad, de optimismo cuando no se encuentran tendencias superficiales o demasiado epicúreas.
Pertenece a Júpiter, hecho de Fuego, es creación (símbolo sexual del triangulo).
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: expresión, creatividad, sociabilidad, epicureismo, comunicación, persuasión, sentido practico, optimismo, ambición.
Habilidad, generosidad, sensualidad.
- Mal equilibrado: riesgos de caprichos, pedantería, dispersión, orgullo, frivolidad.


4

Cuadrado, sólido, estático, el 4 representa la realización, la acción, el deber. Es tan estable y ordenado como serrado, limitado, con sus fases lizas y sus ángulos picantes, su cimiento cuando uno se apoya encima, su bloqueo cuando uno se encierra adentro.
Representa la manifestación, lo concreto, la base de todo edificio duradero en un mundo marcado por su dualidad (2 + 2).
Pero 1 + 2 + 3 + 4 = 10 = 1…
Estos son los límites impuestos ligados a los valores tradicionales de rigor, de disciplina. Las nociones de trabajo, de construcción y de mérito dominan.
Es estructura, densidad, formalización tangible, manifestación concreta.
Acaba en la psique humana, totalidad de los procesos psíquicos concientes e inconscientes, según Jung (pensamiento, sentimiento, intuición, sensación).
Significa simultáneamente esfuerzos mas construcción, frustraciones mas deseo de estabilidad, labor mas concretización, obligaciones mas tenacidad, luchas mas resultado, limitaciones mas seguridad, batallas mas resistencia, austeridad mas adquisiciones.
Es entonces muy terrenal.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: organización, orden, método, firmeza, práctica, deber, rigor, disciplina, razón, regularidad, preocupaciones por los detalles, búsqueda de la verdad y de lo duradero.
Concentración.
- Mal equilibrado: riesgos de estreches de punto de vista, de avaricia, de maniaquería, de mezquinaría, de rebelión.


5

Después de la labor del 4, el 5 es reposo, cambio. Habla de libertad personal, de evolución, de un descubrimiento parcial, hecho del CUATRO más UNO, el espíritu opuesto a la materia, situado a medio camino entre el UNO y el NUEVE, número del Hombre, medio ángel, medio animal, número igualmente del petacuelo, espiritual cuando esta dirigido hacía arriba, carnal cuando baja hacía abajo. Cuerpo y alma…
Eje central de los números primarios, reúne todas las energías, experimenta, progresa, valoriza, evoluciona, abre pero representa también la ley de la causa al efecto que castiga o recompensa las acciones individuales.
Eje central de los números primarios, reúne todas las energías, experimenta, progresa, valoriza, evoluciona, abre pero representa también la ley de la causa al efecto que castiga o recompensa las acciones individuales.
El pentagrama simboliza por cierto la unión del principio del masculino y el principio del femenino, imagen del andrógino inicial (ver Platón).
Son los cinco elementos chinos (Agua, Fuego, Madera, Metal y Tierra), sus cinco sentimientos (cólera, placer, alegría, pena, amor)…
Muy de Mercurio, es comunicación, libre como el aire… y yang, conquistador.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: libertad, aventura, curiosidad, variedad, cambio, innovación, renovación, contactos humanos, adaptabilidad, intuición.
Afán por la lucha, la novedad, el deseo de levarse, la independencia personal.
- Mal equilibrado: riesgos de impulsos irreflexivos, imprudencias, dispersión, inestabilidad, libertinaje, disimulación, abusos sexuales.


6

La mariposa deja de libar. El pájaro busca su nido. El SEIS representa la belleza en la forma, la armonía, el equilibrio entre las manifestaciones primeras materiales (1, 2 y 3), con los resultantes materiales de aquellas del Creador (4, 5 y 6).
Símbolo de unión o de oposición, entre la evolución y la regresión, representa el triángulo celeste (espiritual) opuesto al terrestre (material).
Suma (1 + 2 + 3) y producto (1 X 2 X 3) de los tres primeros números, se convierte entonces en fuente de toda cosa, unido al proceso de creación.
Número de la elección de la libertad humana, descubierta en el 5, ofrece acción y responsabilidades, recompensa o adversidad.
Búsqueda de la armonía pero indecisión, desea la afección, el amor, la unión, cercano del 2, pero con, además, aceptación, conciencia, asumiendo responsabilidades y obligaciones bajo pena de separación o de castigo.
Bien o mal, es lucifer, el 666, el arcángel rebelde, número del pecado en el Apocalipsis, y además Venus, los Enamorados en el tarot, hiedo hacía lo estético, los sentimientos, la adaptación, la paz, la meditación, la belleza…
Seis viene del latin sex, pariente de sexus.
Número del hogar, del patrimonio, encierra la noción de servicio y de libre albedrío. Posee una dimensión social y humana. Esta teñido de arte.
Sensualidad, facilidad, tentaciones, servicios, separación, desacuerdo, duda, es al mismo tiempo lo contrario, tanto Aire que Tierra.
El amor del 6 es Yin, conciliante, femenino.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: amor, idealismo, armonía, conciliación, responsabilidades, quietud, comodidad, sensibilidad, estético.
Dulzura, afectividad.
-Mal equilibrado: riesgos de sensualidad desbordante, de chantaje afectivo, de rupturas, de inestabilidad, de indecisión.


7

TRES (el Cielo) + CUATRO (la Tierra) = SIETE, totalidad del Universo creado. Es el análisis y la síntesis: desde los tres colores primarios se reconstituye todo el espectro (el 1), mediante los siete colores. Es también la base de la fotosíntesis.
El SIETE abre y cierra la evolución. Representa la interioridad, el intelecto, la espiritualidad, número sagrado y difícil porque es muy confuso y ambivalente.
El espíritu desea dominar la materia, con reflexión, búsqueda, meditación, lecciones sacadas del pasado y proyección hacía el porvenir, concentración, retiro, distancia, búsqueda de las causas existenciales, apertura hacía las cosas del espíritu.
Animado de vida interior, el 7 facilita el sentido de la observación y la calidad del análisis. Es aislamiento o soledad, búsqueda de calma y serenidad, estudios, especialización, independencia, evasión, viajes en todo el concepto de la palabra.
Número de los mares, del magnetismo y de la espiritualidad, a menudo se encuentra como símbolo del tiempo o de los elementos, es a la vez símbolo de la totalidad del espacio y del tiempo, noción cósmica, perfección, como también repliegue, secreto, perdidas materiales… es evolución pero silencio, sabiduría pero secreto, calma aparente y pasión contenida, frialdad exterior y volcán interior, madurez lenta pero profunda.
Perteneciente a Neptuno, es evidentemente Agua.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: sabiduría, calma, reflexión, meditación, aplicación, prudencia, vida interior, análisis, espiritualidad, perfeccionismo, independencia.
Serenidad, fe, búsqueda des las causas primarias, silencio, profundidad.
- Mal equilibrado: riesgos de dudas, inquietud, melancolía, quimeras, repliegue sobre si mismo, insubordinación, fanatismo, disimulación.



Después del mental enriquecido del SIETE, el acto debe seguir el pensamiento. Después de haber analizado la situación, escogido el cabo, se vuelve al trabajo, con una visión más concreta y lúcida de las cosas. Número de la justicia, de la cosecha.
2³ (2 x 2 x 2 = 8), es la total encarnación del espíritu en una materia que se convierte ella misma en creadora y autónoma, quien organiza sus propias leyes.
Es lo visible y lo invisible del Omega, símbolo del infinito (su grafismo es el Omega de pie), la dureza del DOS veces el CUATRO, la ley que se manifiesta, recompensa o castiga, prueba, desafío, dominio o castigo, factura, todo o nada, doble o nada.
Es el crecimiento del Hombre, su desarrollo por la acumulación del saber y del poder.
Doble, puede construir como destruir, tener como perder, cosechar como pagar. El hombre es responsable del fruto de sus actos, o de sus deudas, de sus ganancias o de sus quiebras, de la construcción o de la factura.
Representa la concretización y la fuerza de ejecución, la dimensión práctica y material, el Karma, el poder y la búsqueda de dominio absoluto tanto como el prestigio.
Emparentado con los planetas Saturno y Urano, es más bien de Plutón.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: aautoridad, poder, dominio, éxito material, construcción, justicia, ascendente, fuerza, racionalidad, lógica.
Resistencia y pragmatismo.
- Mal equilibrado: riesgos de extremismo, de ambición desmedida, de arrivismo, de dominación, de exceso, de destrucción, de sectarismo, de falta de honradez.



Suma de los nueve primeros números (1 + 2 + 3 + 4 + 5 + 6 + 7 + 8 + 9 = 45 = 9), el NUEVE se reduce a el mismo 3 x 9 = 27 = 9. Es entonces un símbolo de la realización. Es el fin y el nuevo comienzo, la terminación de un ciclo y la preparación a otro. ¡“Nueve” significa bien nuevo!
Desborda del cuadro material del OCHO para tocar los planos intelectuales o espirituales. Es el resultado, el fin del viaje, la suma de las circunstancias adquiridas.
Tiende hacía el amor universal, a costas del amor único.
Número de la misión y de la transmisión, del apostolado, del ideal, algunas veces utópico, es típicamente el Ermita del Tarot.
El noveno implica también una apuración necesaria, una purificación obligada a fin de deslastrar el barco para que pueda elevarse.
Es entonces el balance, con las recompensas o perdidas, viajes y descubrimientos, grandeza, universalidad, regeneración, apertura hacía los grandes horizontes, generosidad, compasión, humanidad, pero igualmente sacrificio, abandonos, pena, castigo sin o se ha evolucionado, si esta todavía enviscado en la materia y en las apariencias.
Es la disponibilidad, la devoción, la enseñanza, todo como una fuerte hyperemotividad. El nueve hace pensar en Diógenes, en Don Quijote o en Madre Teresa… Su finalidad es de orden espiritual y colectivo.
Del elemento Fuego, se encuentra tanto Saturno, el tiempo, como en Marte y su lado temerario.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: ideal, altruismo, búsqueda de lo espiritual, humanitario, misión y transmisión, amor universal, transmutación, consejo, guía.
Comprensión, fraternidad, generosidad.
- Mal equilibrado: riesgos de utopía, de revuelta, de ingenuidad o de escepticismo, de misantropía, de pesimismo o de egocentrismo.


11

Unidad redoblada, potencia amplificada, la concretización alcanza un nivel elevado y de orden mental, intelectual y espiritual, jamás material. El Ideal esta por realizarse en medio de un soporte asociativo, bajo la base de una inspiración. Es el mensajero, el go-between.
Notoriedad, éxito, pero fragilidad nerviosa y emotiva, el 11 trae vibraciones intensas y difíciles de sobrellevar, como de soportar.
¡Es dos veces el 1, positivo, pero también se reduce al 2 más frágil, indicador de dualidad!
Revelador, signo del dominio espiritual, de las exigencias de la vida, del deber y de la misión universal, la diligencia debe de ser altruista, teda de sacrificios personales. La Fuerza en el Tarot, representa el coraje, la predominancia del espíritu sobre la materia, pero lucha y tensión.
Bajo la influenciad el 11, se debe aportar, revelar, guiar, aconsejar, lejos de todo interés personal o de todo objetivo egoísta.
Intenso, este número se aparenta a Uranio y al recién-nacido Orión.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: intuición, fuerza, ascendente, consejero, gran ideal, ayuda, revelaciones, coraje, valentía, ambición.
Personalidad, capacidades, nerviosismo.
- Mal equilibrado: riesgos de arribismo, tiranía, egoísmo, extremismo, sectarismo, impaciencia.


22

Locura o grandeza, todo es desproporcionado en este 4 desmultiplicado, con el trabajo considerable y universal. Los riesgos están en proporción y el trabajo es enorme, material, concreto. Este número extremo, potente, conquistador, signo de la razón y de la sabiduría supremos en la Cábala, es un signo extraordinariamente potente, que puede todo: construir para la humanidad o oprimir, aportar a la mayoría o destruir, materialmente, físicamente.
Radiante, es considerablemente magnético, de donde las posibilidades para curar… o matar.
Es, todavía m’as que el 8, todo o nada, místico o locura, don o abandono, éxito fuera de lo común o castigo brutal y sin remedio.
Implica a menudo riesgos de desequilibrio psíquico, físico, mental, nervioso, afectivo, en toda la sobrexcitación y la imprudencia.
Plutón lo regenta sin media-tinta ninguna.
El carácter del número ( a partir de estas influencias y vibraciones primeras, se puede definir superficialmente la característica principal de este número):
- Positivo: creación, construcción universal, fuerza, dominio, integridad, ascendente, sentido práctico, protección.
Potencia, magnetismo.
- Mal equilibrado: riesgos de violencia, abuso, desatino, absolutismo, destrucción, imprudencias.

Deseo que todo esto les halla ayudado a ver un poquito más claro.

Gracias por haberme leído…

Maïté



¿Le gustaría escribirme?
OISEAU



HOME



Quien soy    ¡Mi foto!    La Numerología    El Reiki    Mi editorial

La gula sin fronteras    Derecho de respuesta