LETRAS REIKI

EL REIKI

CADENA AZUL

Reiki es una palabra japonesa que significa Energía Universal de Vida. Sus componentes "Rei" y "Ki" tienen por definición en el alfabeto japonés (kanji) espíritu universal, transcendental, poder misterios, esencia. Esta energía universal de vida esta muy cercana del Chi de l'acupunctura o de la energía bioplasmática de los investigadores rusos.

Cada uno de nosotros posee el Reiki, esta energía la adquirimos al nacimiento. El aprendizaje del método Reiki se diferencia de los otros métodos de cura por una iniciación (llamada también armonización, en la medida en que esto trata de ajustar nuestra resonancia) con la cual el estudiante se familiariza con los diversos niveles de su adquisición. Por la imposición de las manos, toda persona dotada de una fuerte corriente magnética puede favorecer la aceleración del proceso de curación. Pero, quien ha recibido la iniciación del Reiki a realizado la experiencia de una técnica muy antigua, destinada a armonizar el cuerpo físico con el cuerpo etéreo a un nivel de vibración superior. Además, ciertos centros energéticos, llamados chakras, son activados de manera que permite la circulación (y la vibración) de una cantidad más grande de energía vital.

El Reiki, si es canalizado por el donador, no es transmitido por este último, si no absorbido por el receptor. Además, cuando se imponen las manos sobre el cuerpo para tratarlo, este no absorberá más que la cantidad necesaria para las regiones deficientes. El donador nunca es privado de su energía, ya que la energía penetra por su chakra corona, atraviesa todos los centros superiores hasta el corazón y el plexo solar. Mientras que el cuerpo del donador conserva una parte de la energía, el excedente sigue los meridianos de los brazos y las manos y penetra en el cuerpo del receptor. Este último no toma la energía propia del donador (energía negativa o bloqueos), el Reiki adopta un circuito purificado, abierto al momento de la iniciación del donador.

El Reiki no es una religión, no reposa sobre ningún dogma o doctrina, no es de hecho más que una muy antigua ciencia curativa, caída en el olvido desde hace milenios, y que el Dr. Usui redescubrio en el esoterismo de los sutras tibetanos.

A pesar de todo, hay que hacer hincapié en que los resultados del tratamiento varían de una persona a otra, y que el factor determinante es el receptor él mismo. Cada individuo absorbe la cantidad de energía vital que necesita para liberar, activar o transformar la energía del cuerpo físico y etéreo. El Reiki puede permitir la modificación de estructura química del cuerpo, regenerando los órganos y la formación de los tejidos de la materia osea, puede igualmente favorecer el equilibrio mental. No se trata, sin embargo, de un sistema de creencia que exija del beneficiario una preparación o instrucción cualquiera; solo el deseo de recibir y aceptar la energía es suficiente. No obstante, desde punto de vista del practicante, y en la medida en que no se trata de una doctrina. Una vez que la demanda del tratamiento sea expresada claramente, la energía, si es utilizada según las normas de aplicación usuales, estará siempre activada.

El enfoque Reiki utilizado en el desarrollo de la conciencia se revela notable. Es la llave que lleva a la luz. ¿Pero, y es esto válido en casi todos los campos? Solamente la experiencia nos permite apreciar los efectos. Deseo que este descubrimiento sea para ustedes una alegría.

Si desean hacerme algún comentario o si desean informaciones complementarias, no duden en escribirme o contactarme.


Maite : Reiki 2° grado



¿ Desean escribirme ?
PAJARITO


CASA



Quien soy    ¡Mi foto!    La Numerología    El Reiki    Mi editorial
La gula sin fronteras    Derecho a una respuesta