pluma y tintero

ARTICULOS PRECEDENTES

CADENITA

- Cuando el amor rima con para siempre
- ¿Suerte o destino?
- ¿Un desgarrón?
- ¿Amor virtual, posible o no?
- La edad
- La fidelidad
- Los hombres que aman demasiado






LOS HOMBRES QUE AMAN DEMASIADO

Cuantas veces no ha oído usted a un hombre decir "No entiendo porqué me ha dejado... he hecho todo por ella, le he dado todo!"... pues bien, los hombres que aman demasiado también existen...

Se ha escrito mucho acerca de las mujeres que aman demasiado, pero casi nada al nivel masculino... y ellos también existen... sufren de ello y a menudo no conocen su estado.

Estos hombres no viven más que para la mujer que aman en el momento... pasan su tiempo tratando de complacer a todos los deseos de ella, de adivinar sus anhelos, haciendo todo lo que pueden por ellas... a tal grado que las ahogan... desgraciadamente, en el momento de la separación, se sienten completamente desarmados, no entienden, que es su actitud que a empujado a su compañera a irse, pues bien a menudo, elle misma, no logra expresar lo que la lleva a huir... a sentir esa necesidad de alejarse de esta relación, de este hombre... el abandono puede llevar a estos hombres hasta el suicidio, o a actos de violencia hacia su ex-compañera...

Desgraciadamente, ni ellos mismos, ni las personas que los rodean, se dan cuenta del drama.... conocen a una mujer, al principio, en el entusiasmo de esta nueva relación, ella se siente muy alabada por esta atención de la cual es ella objeto... esto puede hasta tranquilizarla diciéndose que es verdaderamente amada por su compañero, pero poco a poco, al paso del tiempo, la mujer empieza a sentirse primero un poco irritada por la atención tan marcada... no la deja ni siquiera tener el deseo de algo que ya se lo cumple... un hastío y después un sentimiento de ahogo se instalan... pero el revés de la medalla también existe... la mujer ya no tiene vida privada... no puede hacer absolutamente nada sola... quiere ser el único objeto de los pensamientos de su bien amada... que ella pase todo su tiempo con él... la más pequeña atención que ella pueda tenerle a otra persona es el hecho de una observación, amonestación o drama...

En este tipo de relaciones... al momento de la ruptura... es siempre la mujer que se le cree culpable... pero los allegados no se pueden dar cuenta del infierno que es vivir al lado de un hombre que ama demasiado... me van a decir "¿Qué hacer por él, por ella?" Si elle lo ha dejado, ya logro salir adelante... en cuanto a él, si no se da cuenta de su problema... nadie puede hacer nada por él... es exactamente como el alcoholismo... mientras la persona no reconoce su enfermedad, no podrá empezar a curarse...


LA FIDELIDAD

La definición en el diccionario de la palabra "fiel" es: "constante en sus cariños y sus relaciones"… la idea de hablar sobre este tema me vino después de haber leído un articulo de una revista en el salón de belleza… hablaba de una nueva generación de mujeres que les parece, que serle infiel a sus maridos, les "ayuda" a salvar sus matrimonios pero en cambio, exigen de sus maridos una fidelidad absoluta…

Esta lectura me hizo reflexionar sobre lo que esta palabra significaba verdaderamente para la mayor parte de la gente… pienso que podemos serle infieles a nuestra pareja de varias maneras… no solamente teniendo relaciones sexuales con otra persona…

La primera manera de infidelidad es aquella del pensamiento… cuantos de nosotros teniendo un compañero o compañera, marido o esposa no nos hemos puesto a soñar en alguien más constantemente, no hablo de vez en cuando … ya sea porque le encontramos más guapo o bella, más sexy, más atractivo o atractiva… ya sea porque en ese momento tenemos conflictos de cualquier orden en nuestra relación de pareja… o simplemente porque ya no amamos al otro u otra y no podemos o no tenemos el coraje de abandonarlo o abandonarla…

Desde hace un cierto tiempo, encuentro que hay otro modo de infidelidad… no muy conocido todavía… pero existe… es la del cibersexo… de esta manera, conocemos a alguien a través de Internet… ya sea que estamos en la búsqueda de una "aventura" cibernética y proponemos de inmediato a aquel o a aquella que esta al otro lado del teclado y hasta con cámara y micrófono una pequeña sesión de sexo a dos… o sea también, después de que alguien no atrae mucho por haber tenido con él o ella una conversación seguida, un intercambio de pensamientos e ideas, durante varios días o semanas y que una cierta intimidad se ha establecido entre estas dos personas, el deseo del uno por el otro se despierta… y ahí el único remedio ya sea por la distancia o por el estatuto civil… es el cibersexo…

En estos dos primeros casos, en general, no creemos ser verdaderamente infieles a nuestra pareja… bien, estoy convencida de que a causa del alto grado de fantasía e irrealidad que esto comporta, pero sobre todo porque introducimos este medio en nuestros hogares en toda impunidad, hacemos más daño a nuestra pareja que si hacemos realmente el amor con un ser de carne y hueso…

Ahora vengamos a la persona que no tiene más que aventuras sin consecuencia… de vez en cuando y cuando la ocasión se presenta… ¿es para probarse a sí mismo que todavía puede ser atrayente? ¿Es para "tomar un poco de aire" lejos de la pareja ya la relación con el otro o con la otra se ha vuelto monótona? Esto puede ser también por naturaleza… sí, hay personas que son infieles por naturaleza, que están siempre pensando en aquel o aquella que no tienen… ¿eternos insatisfechos? A decir verdad, no lo sé, pero creo que estas son las que hacen menos daño a la pareja con sus infidelidades…

Y además, hay aquel o aquella que no se atreve a dejar a su pareja, pero que no es feliz en su relación y que se instala en una doble vida… que compensa con otra persona lo que ella o él no encuentran en su hogar… Este tipo de infidelidad es la que crea los precipicios, el vacío insuperable en las parejas… y vean ustedes, curiosamente, este tipo de infidelidad no es obligatoriamente sexual, una amistad muy cercana o íntima, hasta amorosa, puede también ser la causa de esta infidelidad…

¿Cuantos de entre nosotros nos estimamos fieles y no lo somos verdaderamente? ¿Es la fidelidad una necesidad absoluta para tener éxito en la relación de pareja? ¿Podemos decir que amamos realmente a alguien y serle infiel? ¿Qué es verdaderamente la fidelidad? ¿Siéndole infiel a nuestro compañero o compañera a quien engañamos realmente, al otro u otra o a nosotros mismos? ¿Y la confianza en el otro, adonde está en todo esto? ¡Si tienen respuestas u otras ideas sobre este tema, no duden en contestar! Estaría feliz teniendo otros puntos de vista…




CUANDO EL AMOR RIMA CON SIEMPRE

Para inaugurar este editorial, me gustaría platicarles de un problema que incumbe tanto a los hombres como a las mujeres; él de la búsqueda de un compañero o una compañera ideal.

Cuando hablo del o de la "ideal", no quiero discurrir acerca del ser perfecto, si no de la persona quien podría corresponder de la mejor manera a lo que esperamos del otro o de la otra. Pero, de hecho ¿ sabemos verdaderamente lo que deseamos encontrar en el otro o la otra ? Pienso que nos es relativamente fácil de definir lo que no queremos. En cuanto a saber exactamente lo que nos gustaría encontrar en ese futuro cómplice, la cosa es ciertamente mucho más difícil.

Un libro que trata de este tema tuvo una cierta repercusión durante el verano : "El diario de BRIDGET Jones". Este a expuesto, de una manera cómica y a lo femenino, esta cuestión que interpela un buen número de personas actualmente : ¡ Porqué los hombres y las mujeres ya no se entienden ! ¿ Diferencias, desemejanzas, oposiciones coyunturales… o más simplemente un dialogo de sordos ?

Todos buscamos el alma gemela y nos gustaría hacer rimar amor con para siempre. En mi opinión, para ser dos, deberíamos primero ser…, ser uno mismo y encontrarse en harmonía con nuestra personalidad, amarse y aceptar nuestras cualidades y defectos… Es entonces que seremos capaces de amar al otro o la otra y de aceptarlo o aceptarla tal y como es.

El amor y la relación de pareja se trabajan, se alimentan, como lo haríamos con una planta que quisiéramos ver crecer y dar bellas flores. Ahora bien, ¿ cuantos sabemos hacerlo o estamos dispuestos a hacerlo ? ¿Cuantos no confundimos el hecho de estar enamorados con aquel de Amar a alguien ?

Para ayudarlos a entender mejor al otro o a la otra, un libro ha llamado mi atención : "Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus" de John GRAY. Aunque ya no estén solos, pienso que este libro podrá serles útil en su vida de pareja.

Los invito a hacerme sus comentarios sobre este editorial, y a hacerme preguntas. Todos los mensajes relacionados con mis editoriales que me lleguen, serán expuestos en este sitio, bajo "Derecho de respuesta", te tal manera que esta pueda convertirse en un forum. Tendrán toda la oportunidad de intercambiar entre ustedes. Si desean continuar a leerme, un nuevo editorial aparecerá cada quince días desde el 15 de enero de 1999.



¿SUERTE O DESTINO?

¿Cuándo se encuentra uno con una persona quién va a jugar un papel importante en nuestra vida o qué ocurre un hecho que cambia nuestra existencia, es esto la suerte o el destino?

A decir la verdad, sigo todavía haciéndome la pregunta! Por momentos soy una seguidora de la teoría de que nada nos llega, de bueno o malo, que no sea por un motivo preciso. Especialmente estos últimos años, en los cuales me he hecho más sensible a los acontecimientos de mi existencia, realicé, en varias ocasiones, que fui cómo "guiada" a tomar tal o tal decisión o a seguir tal o tal camino, aunque al principio hubiera tenido una idea completamente diferente.

Por otro lado, si nuestra vida está marcada por el destino, ¿qué lugar se le deja al libre albedrío? ¿Es el libre albedrío la opción que la vida nos da ya sea para seguir una carretera derecha que nos conduce directamente a la meta o para tomar una trayectoria de pequeños senderos? Pienso que muy a menudo, tomamos estas rutas indirectas, no por elección personal, sino porque este es el sendero que nos guía y nos ayuda a evolucionar espiritualmente. Esta evolución espiritual, para mí, no tiene nada que ver con una religión especifica. Significa simplemente la búsqueda de le la felicidad interior, del amor hacía uno y de la aceptación de nosotros mismos, con nuestros defectos y nuestras cualidades.

Sin embargo, creo, eso que el acto de vivir nuestro destino abarca una serie de etapas, bien más allá de nuestra comprensión, con objetivo de regresarnos sin cesar hacia el camino de nuestra Leyenda Personal - o enseñarnos las lecciones necesarias al logro de este destino. Pasó mucho tiempo antes de que pudiera entenderlo y aceptarlo.

Desgraciadamente, muy a menudo, los seres humanos no saben escuchar esta voz o están ciegos a las señales que se les presentan. Les aseguro que me cuento entre ellos; durante años no quise ni entender ni ver, la única cosa que sabía hacer era quejarme de mi poca suerte.

Estoy convencida que hay muchas personas entre ustedes que creen más bien en la suerte que en el destino…es más cómodo y fácil. Eso nos permite también pensar que los esfuerzos que hacemos son útiles para algo, que somos los amos de nuestras vidas, que forjamos nuestro destino. Lo creí durante mucho tiempo también y aún ahora, de vez en cuando, la duda se levanta en mi…

A usted que me lee, le planteo esta pregunta… ¿Es esto la suerte o el destino? Apreciaré mucho sus comentarios…



¿UN DESGARRON?

No hace mucho, he vuelto a ver a mi hermana... hacía más o menos tres años que nuestros caminos no se habían cruzado... ella es tan nómada como yo... diez meses en Londres... dos en México... y no solamente eso... se acaba de casar con un inglés.

Y bien, tanto ella como yo, no sabemos si cuando dejamos Europa, partimos para o regresamos a México... y vise versa...

¿En realidad adonde se encuentra nuestro hogar? En nuestro país de nacimiento o en nuestro país de adopción... Escogimos las dos expatriarnos voluntariamente... cómo muchas otras personas, estoy segura... regresamos por más o menos largo tiempo y más o menos regularmente a nuestro país de origen... y cada partida es un quebranto.

Cuando dejo Suiza, dejo a uno de mis hijos, a mi nieto, a todos mis amigos de largo tiempo y a un país en donde me gusta vivir, en donde no me encuentro en constante conflicto interior con la mentalidad, la población, la manera de vivir, de pensar y de concebir las cosas, un departamento, ciertamente pequeño, pero en donde me gusta vivir, que he decorado con un cuidado particular, para el cual he buscado cada cosa, cada color con tanto placer, en donde me siento a gusto viviendo...

Por el otro lado, cuando dejo México, dejo atrás a mi hijo el menor, a mis hermanos y familia; y aunque no estemos muy unidos o cercanos los unos de los otros, hay algunos miembros a los cuales tengo gran placer de volverlos a ver... en cambio, estoy contenta de dejar la contaminación, la inseguridad, el trafico y mi departamento que lo siento más un departamento de función que un verdadero hogar...

¿Cuánta gente hay por el mundo que vive una vida parecida? ¿Les gusta? ¿Una pareja podría soportarnos, amarnos y aceptarnos con nuestro nomadismo? ¿Vamos a tener que vivirlo por mucho tiempo?

El mío empieza a pesarme... las largas horas en los aviones o entre dos conexiones de vuelos, hacer y deshacer maletas, el hecho de necesitar siempre lo que está del otro lado (pues no se puede tener todo en doble), y la simple idea de que mi hijo el menor me diga "mañana me voy a vivir a Australia" por ejemplo, por su trabajo... empieza a ser una pesadilla... nada más tarde que hoy, mi hijo el mayor me dijo "¿pero porqué no haces el viaje dos veces por año?"... ¿y tener que vivir este quebranto dos veces por año?... imposible, una vez por año ya es bastante duro...

Quisiera disculparme frente a aquellos que me leen y que han buscado nuevos textos. Si mis artículos no aparecieron a la fecha prevista es porque me encontraba entre dos computadoras (u ordenadores)... además la segunda estaba descompuesta... y para reparar algo en México... es casi pedirle peras al olmo... pero esto hará el objeto de un próximo artículo... hasta le 15 de abril, si lo logro smiley

No los escucho mucho... excepto por ICQ... me gustaría mucho recibir sus comentarios por correo electrónico... sobre todo para poderlos integrar a mi sitio...


¿EL AMOR VIRTUAL, POSIBLE O NO?

Estas solo (a), sin compañero o compañera en tu vida o bajo el golpe de una decepción sentimental… Ya no puedes más e invadida por un gran desconsuelo frente a tu computadora (ordenador)… mandas tu fisgón a la búsqueda de uno de esos sitios de encuentros… encuentras miles… al azar escoges dos o tres… pones un pequeño anuncio… cuando el momento de tristeza pasa… olvidas simplemente el detalle…

Un día, bastante más tarde, un mensaje cae en el buzón y contestas por curiosidad, por ganas de saber quien te lo envió, porque lo que te han escrito te gustó… quien sabe… se siguen uno o dos intercambios de correo y después ya nada…

Unas semanas más tarde… una vez más un hecho del "azar"… tienes un mensaje que mandar a todos tus contactos electrónicos… sin saberlo le has mandado uno a él también…

De repente, ¡oh sorpresa! Esta persona te contesta y un nuevo intercambio de correos electrónicos vuelve a empezar… sin importancia y divertido al principio y después, poco a poco, más íntimo… sin embargo todo el quid de la historia es la distancia… entonces las dudas empiezan a surgir de un lado y del otro… en el dolor de esta duda, uno se expresa de una manera torpe y lastima a aquel ó aquella que uno no quisiera más que hacerle el bien…

Al otro lado del teclado uno no ve más que estas dudas y la impotencia se ampara de nosotros, nos ciega, nos impide dormir, vivir, razonar claramente… el único pensamiento que da vueltas en nuestra cabeza est, cómo encontrar la manera para hacer entender al otros que somos sinceros, que no jugamos… con esta distancia… en realidad no nos conocemos, no sabemos "nada" él uno del otro excepto lo que hemos querido decir…

¿Estamos verdaderamente dispuestos a dejar nuestro hogar, nuestro trabajo, nuestra familia, nuestros amigos par ir a vivir en otro lado con un desconocido? ¿Queremos de verdad romper nuestra soledad… nuestra pequeña vida bien tranquila? Muy a menudo, a fuerza de vivir solos, le hemos encontrado las ventajas a esta soledad… nos hemos vuelto un poco egoístas… Por supuesto que podemos encontrar un modus vivendi… ser como muchas de estás parejas que viven "tu aquí y yo allá" por causa del trabajo, las parejas "larga distancia"… encontrarse los fines de semanas y las vacaciones… A mi humilde aviso. Creo que antes de comprometerse a uno de estos amores a distancia, deberíamos saber exactamente a qué estamos dispuestos, que tipo de relación queremos y después, hablar de eso desde el principio con ese(a) futuro(a) compañero(a)…

Estoy persuadida que más de uno(a) de entre nosotros ha estado confrontada a una situación parecida… ¿Es posible que un amor que empieza virtual pueda convertirse en real? ¿Hemos podido encontrar en la realidad a la otra persona frente al teclado? ¿Hemos estado decepcionados o al contrario asombrados, felices de este encuentro? ¿Tuvo la relación un fin feliz?

Todas estas preguntas me vienen a la cabeza y están sin respuesta… entonces mis lectores, si tienen algunas respuestas… platíquenmelas por favor…


LA EDAD

Este año, algunos de mis amigos han llegado al cabo de la decena y me ha dado en que pensar… unos los 40, otros los 50 y hasta los 60… y para todos, de una manera o de otra, este cumpleaños los ha marcado...

Tomemos primero aquel de los 30. Este encuentro que marca tanto a los hombres como a las mujeres. Sentimos que dejamos atrás nuestra juventud, que entramos en la edad madura, la de casarse, de tener hijos, de tomar nuestras responsabilidades en serio pues. Las mujeres empiezan a pensar en su reloj biológico… Que lo queramos o no, es un paso importante en la vida para los dos sexos.

La cuarentena, este es más difícil para los hombres… todavía no he conocido a un hombre que de una manera o de otra no se sienta un poco decaído unos días antes… el estatuto civil, social o económico no tiene ninguna influencia. Es únicamente esta nueva década que les cuesta trabajo asumir. Esto, lo he constatado a lo largo de mi vida y a menudo me he preguntado y les he preguntados la razón, jamás he obtenido una respuesta clara, no hay razón precisa… es simplemente así. ¡Bueno, señores, si pueden calmas mi curiosidad y explicarnos a nosotras las mujeres el porqué, estoy segura que estaríamos felices!

Aquí, la cincuentena toca más bien a las mujeres… y aquí la razón es simple… en principio es la edad de la menopausia… Nuestras abuelas y todavía nuestras madres estaban persuadidas de que a partir de esta edad ellas se volvían estériles, buenas para nada y que ya todos los placeres les eran negados de ahora en adelante. Felizmente los progresos de la medicina han cambiado las cosas, pero en el fondo de nosotras mismas, esta idea está ahí puesto que la hemos entendido tan seguido. Creo que serán necesarias varias generaciones para poder borrar este comportamiento del subconsciente. Además, algunas de nosotras, rápidamente, nos vamos a convertir en abuelas y aunque este evento nos trae una alegría indescriptible, nos marca de toda manera el concepto de nuestra juventud…

Los 60 pueden marcar tanto a las mujeres como a los hombres creo yo, pero de una manera diferente para cada sexo. Las mujeres activas profesionalmente y los hombres sienten que se acercan a la edad de la jubilación y empiezan ha hacerse preguntas en cuanto a su futuro tiempo libre… pero también a sentirse "viejos". Ahí, una vez más, es una cuestión de ideología, las generaciones anteriores a las nuestras se convertían o eran de veras viejitos a los 60 años. Los "viejos" de 60 años hoy en día se siente siempre en una forma estupenda y quieren todavía poder gozar la vida. No se sienten en absoluto acabados profesionalmente pero quisieran poder aprovechar un poco más de tiempo libre para poder hacer otras cosas. Es verdaderamente contradictorio este cabo de los 60 años y nos trabaja mucho. Por otro lado, para las mujeres de 60 años que no trabajan, que tienen un compañero o un marido, este será un período difícil… sus hijos ya se fueron de casa desde hace algunos años y han ajustado sus vidas con nuevos intereses, piensan de nuevo un poco más en ellas mismas en este momento. De pronto van a ver llegar a un señor todo el santo día en casa y están un poco aprensivas, el período no será de los más cómodos puesto que una vez más van a tener que hacer ajustes…

Pienso que después, las otras decenas se pasan mucho más fácilmente para ambos sexos… ¿Qué piensan ustedes?… Unos mensajes electrónicos para mi página "Derecho a una respuesta" me darían mucho gusto.


Gracias por haberme leído, hasta pronto…


Maite



¿Desean escribirme?
pajarito


CASA



Quien soy    ¡Mi foto!    La Numerología    El Reiki    Mi editorial

La gula sin fronteras    Derecho a una respuesta